La Plataforma "Eurovegas No" denuncia la opacidad informativa de las negociaciones

La Plataforma “Eurovegas No” ha entregado esta mañana, en las tres Administraciones Públicas implicadas en la negociación del proyecto Eurovegas, una carta exigiendo su responsabilidad de mantener informada de primera mano a la ciudadanía sobre este proceso y sobre los impactos socioambientales, económicos, laborales y fiscales que va a producir la construcción y puesta en marcha de este macrocomplejo de ocio y turismo.

Desde la Comunidad de Madrid hasta el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, pasando por el Ayuntamiento de Madrid, la Plataforma “Eurovegas No” ha recorrido el trayecto entre estas tres instancias para entregar una carta que “sirve para visibilizar la opacidad informativa con la que se están llevando a cabo las negociaciones”, comenta María Fernández, de la Plataforma “Eurovegas No”. “Estamos intentando poner de relieve los impactos de un proyecto que a nivel social, medioambiental y económico es insostenible, pero continuamente nos topamos con la poca voluntad por parte de la  Administración que no quiere dar los datos necesarios para que la ciudadanía nos posicionemos ante este proyecto. Si Eurovegas genera tanto empleo, ¿por qué no explicitan de manera transparente cómo han llegado a esas cifras? En la plataforma no nos salen las cuentas”, comenta Natalia Chaves, de la Plataforma “Eurovegas No”.

En el escrito, la Plataforma solicita la información resultante de los estudios y evaluaciones de impactos que, supuestamente, se están realizando desde diferentes organismos. Por otra parte, también exigen que se clarifiquen las cifras del posible aval del Estado para conseguir un préstamo de 25 millones de euros. Los integrantes de la Plataforma “Eurovegas No” han expresado su preocupación por las repercusiones que puede tener este tipo de acciones en la deuda externa española. 

De esta manera, ponen de manifiesto la poca transparencia informativa con la que las Administraciones están llevando a cabo este proceso de decisión en la que no han contado con la ciudadanía. “No entendemos porqué es la plataforma ciudadana, la que tiene que ir de municipio a municipio, informando acerca del proyecto, cuando debería ser la Administración la que tendría que estar haciendo esta labor: informar de manera transparente”, explica María Fernández, de la Plataforma “Eurovegas No”.

La conclusión a la que llega la Plataforma “Eurovegas No” tras el acto de hoy es que hay intereses ocultos detrás de la construcción del proyecto.


Más información:
María Fernández, 607 18 25 50
Natalia Chaves, 616 725 098
Juan García, 654 14 34 71
Rodrigo Fernández, 620 03 15 68
Ana Sanz, 659 06 76 64
Cristina Fernández, 630 29 28 28

La sociedad civil catalana también dice no a Eurovegas

Esta tarde en rueda de prensa, la plataforma creada en Cataluña, Aturem Eurovegas-Salvem el Delta del Llobregat, se posicionará en contra del macrocomplejo de casinos conocido como Eurovegas. La plataforma madrileña Eurovegas No apoya la creación de esta coalición.
La plataforma Aturem Eurovegas-Salvem el Delta del Llobregat nace para mostrar su rechazo social al proyecto impulsado por Sheldon Adelson, presidente de Las Vegas Sands Corp., porque lo ven inviable económica, social y medioambientalmente.
Ambas agrupaciones comparten los mismos planteamientos en contra del proyecto de juego, ocio y turismo Eurovegas y, por consiguiente, ya están coordinándose en el diseño y realización de acciones concretas para combatir la opacidad informativa de las administraciones y concienciar al resto de la población catalana y madrileña de las implicaciones negativas que tendría la instalación.
La fluida comunicación de ambas plataformas deja claro el posicionamiento de que no están de acuerdo con la construcción de este tipo de macrocomplejos ni en Madrid ni en Cataluña, ni en cualquier lugar.
Ambas plataformas instan a las administraciones a que no utilicen el chantaje de la creación de empleo para legitimar la construcción de Eurovegas porque, a parte de las falsas estimaciones en el número de puestos de trabajo, el inversor estadounidense impone la anulación del Estatuto de los Trabajadores y las garantías que éste supone.
Por ello, desde la ciudadanía representada bajo estas dos agrupaciones, abogan por un modelo productivo y de consumo medioambientalmente sostenible y socialmente justo.
La rueda de prensa de Aturem Eurovegas-Salvem el Delta del Llobregat, se celebrará hoy 22 de marzo de 2012 a las 19h en el local de DEPANA, en Barcelona, en la calle San Salvador, 97 (Metro Lesseps).

Eurovegas: no al chantaje del empleo ni en Madrid ni en Cataluña

Esta mañana en rueda de prensa, la Plataforma Eurovegas No ha mostrado su total oposición a la instalación del Proyecto de juego, ocio y turismo Eurovegas en Madrid, Cataluña o cualquier otro lugar porque la construcción de este macrocomplejo no es sinónimo de prosperidad sino de precariedad laboral, injusticia fiscal, destrucción ambiental y desigualdad social. La Plataforma Eurovegas No exige que se promueva un modelo productivo y de consumo medioambientalmente sostenible y socialmente justo.

La opacidad informativa con la que las Administraciones están celebrando las negociaciones con el inversor Sheldon Adelson, presidente de Las Vegas Sands Corp., han llevado a diversas organizaciones civiles, colectivos, movimientos sociales y sindicatos a crear esta Plataforma desde la que informar a la ciudadanía acerca de las repercusiones en materia ambiental, fiscal, social y laboral que tendría el proyecto.

La Plataforma denuncia las condiciones de precariedad en las que se desarrollarían los empleos que prevé la Administración pública, ya que una de las exigencias que el inversor estadounidense impone es la anulación del Estatuto de los Trabajadores y las garantías que éste supone. Una de las portavoces, Ana Sanz, destaca la violación de los derechos laborales y sindicales derivados de la puesta en marcha de este proyecto: “los 261.000 puestos de trabajo que se han estimado ha generado falsas expectativas en la población, pero son datos escasamente argumentados. Las cifras no están basadas en prospectivas reales, por lo que habría que preguntarse qué intereses hay detrás de este proyecto, además de qué tipo de empleo y en qué condiciones lo están ofreciendo. Hay que fijarse en el calidad“.

Otra de las transformaciones que la Administración está dispuesta a asumir es la exención de algunos impuestos, como el pago de las cuotas a la seguridad social y la liquidación del IVA, entre otros. La Plataforma advierte que la relajación de las exigencias en los controles de la Ley de Blanqueo de Capitales abriría la puerta al lavado de cantidades millonarias de dinero negro, algo que atentaría frontalmente contra el plan antifraude aprobado por el Gobierno hace sólo dos semanas y con el que prevé recaudar más de 8.000 millones. Por otra parte, algunos expertos en la materia señalan que se verá vulnerado el artículo 31 de la constitución, relativo a la igualdad en el sistema tributario. Desde la plataforma se insiste en que esta injusticia fiscal no es tolerable.
Otro de los portavoces de la Plataforma Eurovegas No, Carlos Ruiz, destaca que el proyecto supone nuevamente “la cesión de derechos sociales y económicos en favor del capital como fórmula neoliberal en un contexto de crisis económica, social, energética y también democrática”. Añade también que “los expertos valoran el fraude fiscal en 70.000 millones de euros, además de que viola los principios constitucionales y no supone una mejora en términos de redistribución de la riqueza”.

Este macrocomplejo también es un ejemplo palpable del modelo socioeconómico actual que destruye el medioambiente y atenta contra los derechos sociales. Los impactos medioambientales que supondría el proyecto en materia medioambiental son: la sobreexplotación y el cambio de uso de recursos, el incremento de residuos y la posible afección a espacios naturales protegidos. Cristina Fernández destaca al respecto que “el coste energético de las máquinas tragaperras equivaldría a la energía consumida por toda la población de Majadahonda“, según cálculos de la propia Plataforma.

Por otra parte, y en contraposición a lo que aventuran las voces oficiales, Eurovegas supondría un riesgo de apertura a las mafias vinculadas con la trata de mujeres y niñas, como ya ocurre en otros complejos de ocio parecidos. “¿Eurovegas compensa la destrucción ambiental y la violación de derechos sociales que conlleva, teniendo en cuenta que los beneficios solo van a parar a una minoría?“, reflexiona Cristina Fernández. La portavoz indica también que este proyecto demandará gran cantidad de infraestructuras y movilizará enormes cantidades de materia y energía. “Eurovegas supone una amenaza ambiental relacionada con la explotación de recursos y la generación de residuos que perpetúan un modelo de consumo y turismo insostenible. Es paradójico que la propuesta de salida a la crisis sea ahondar en ese modelo“.

La plataforma ha tenido conocimiento de que en Leganés, en el pleno municipal, han votado en contra del proyecto y enGetafe hoy mismo en el pleno es probable que aprueben una moción contra Eurovegas.

En conclusión, la posible puesta en marcha del proyecto Eurovegas bajo el discurso del aumento del empleo, esconde impactos socioambientales que ya se conocen de otro tipo de proyectos y que, desde la Plataforma, se pretenden visibilizar. Este movimiento ciudadano se resiste a dar por bueno un proyecto que atenta contra los derechos fundamentales y que es promovido como salida a una crisis estructural utilizando nuevamente las recetas más conservadoras y neoliberales de un modelo productivo y de consumo injusto e insostenible. La Plataforma Eurovegas No no está de acuerdo con el empleo a cualquier precio ni con la instalación de una zona franca favorecedora del blanqueo de capitales y del beneficio económico a toda costa. Por ello, exigen la apertura de espacios de participación ciudadana en la toma de decisiones.

Próximos eventos:

Sábado 17 de marzo en Sol, a las 12h de la mañana, la Plataforma Eurovegas No realizará una acción original en frente del edificio de la Comunidad de Madrid en señal de protesta con el fin de sensibilizar a la ciudadanía acerca de los impactos del proyecto.